Avatar Gabriel

Carta del Tarot: La Rueda de la Fortuna

El estudio de los arcanos mayores del Tarot de Marsella, está basado en el simbolismo de cada uno de los personajes representados en el dibujo, en sus colores y su posición. Los misterios tienen un significado específico en un lugar aislado y también pueden tener otro significado diferente, según las cuchillas que lo rodean. En este caso te hablaremos del significado de la carta, la Rueda de la Fortuna.


La Rueda de la Fortuna, es el décimo arcano mayor del Tarot de Marsella, de un total de 22. Esta carta está representada por un perro, una esfinge y un mono. La aparición de esta carta, puede significar que el que está consultando, no tiene un control sobre su destino porque no planifica, es decir, que dejar llevar su vida por la corriente, aunque también está condicionada por las cartas que la rodean.

Se trata de una carta que por lo general anuncia una transformación positiva en la vida, pero también puede advertir sobre los malos pronósticos, porque finalmente, se basa en la intervención del destino en la vida de las personas. El concepto simboliza el movimiento y el anunció que algunos cambios drásticos en la vida, pueden tener un impacto significativo importante.

La aparición de esta carta está relacionada con las vueltas o las decisiones de las personas, mediante el pensamiento, la acción o la palabra, lo cual afectará de manera importante la vida futura, principalmente en fortuna pero también en contrariedad, cuando se aparece sorpresivamente de forma invertida.

Rueda del Destino

Aspectos positivos:

La Rueda de la Fortuna simboliza las olas del destino, por lo tanto, gira de acuerdo a la ocasión. En la vida emocional, es un signo de nuevos sucesos muy favorables, relacionados con todos los aspectos en la vida de las personas, tanto, amorosa, como profesional y financiera; en cada uno de estos aspectos, esta carta evoca buena suerte, estabilidad personal y emocional.

Aspectos negativos:

Precisamente por su inestabilidad, la Rueda de la Fortuna así como evoca buena suerte, también en ocasiones, puede llegar a ser un presagio de la mala suerte; cuando está se presenta de forma invertida durante la lectura, porque está relacionada con los infortunios y los designios inesperados del destino, que al final, son los altibajos que vive cada ser humano y que lo ayudan a evolucionar como persona.

Importancia en el amor:

Para las parejas: representa cambios positivos e intereses en común, también pudiera advertir alguna ruptura o infidelidad, si se muestra inversa.

Para los solteros: representa oportunidades para enlazar nuevas relaciones.

Significado en la salud:

La resistencia al cambio puede ser contraproducente para la salud, lo que podría desencadenar algunas enfermedades; por lo que esta carta aconseja aceptar los altibajos de la vida tal y como son, para dar paso a las nuevas energías y cambios favorables en la salud.

En el aspecto profesional:

La Rueda de la Fortuna, está relacionada con el logro y el éxito de nuevos retos, al mismo tiempo que son retribuidos con buena recompensa. Si la persona que consulta está pasando por un momento de desempleo, la aparición de esta carta puede significar un nuevo trabajo muy reconfortante.

En las finanzas:

Cuando aparece esta carta en la vida financiera de una persona, augura buenos frutos financieros, excelentes ingresos, éxito y una solvencia financiera para la tranquilidad, personal y emocional.

Palabras claves:

Ciclo, cambios, oportunidades, transformación, constante movimiento, destino, evolución.

Sugerencias:

Tal como ya comentamos, las decisiones, las actitudes, el pensamiento y la palabra tienen un gran peso en la aparición de esta carta durante una lectura de Tarot, por lo tanto, la sugerencia de la Rueda de la Fortuna en este aspecto es:

  • Ser consecuente con la palabra.

  • Desear buena suerte a otras personas.

  • No hacer promesas en vano.

  • Alimentar la fe y la vida espiritual.

  • Ser agradecido con la vida por tener lo que se tiene.

  • Alegrarse por el éxito de los demás.

  • Ayudar a otras personas.